Hiperhidrosis

Hiperhidrosis y Rubor facial

Por el Dr. José Manuel Mier Odriozola. Cirujano de Tórax 

¿Que es la Hiperhidrosis?

Se define como una excesiva producción de sudor en una o varias regiones del cuerpo, generalmente por un exceso de secreción de sudor dependiente de la inervación del sistema nervioso simpático. Las regiones anatómicas que más frecuentemente se afectan son la cara, axilas y palmas.

Debemos de partir del hecho que el sudar no es una enfermedad, sino uno de los métodos por medio del cual el organismo puede regular la temperatura corporal, en función de la actividad física, la meteorología, etc. Esto lo puede llevar a cabo gracias a unos nervios (parte del sistema nervioso simpático), que corren a lo largo de la columna vertebral por dentro del tórax. Tras años de estudio hoy sabemos que determinados nervios son los responsables de llevar el estímulo nervioso a esas regiones afectadas por la hiperhidrosis, de tal manera que se puede actuar directamente sobre éstas, bloqueando su estímulo, sin afectar el recorrido del resto del sistema nervioso simpático.

Problemas frecuentes

Uno de los grandes problemas de este trastorno es que la mayoría de la población no lo entiende como un problema que se deba de atender, sólo el paciente que lo padece y los médicos que estamos en contacto con los mismos, notamos el alcance que este trastorno puede llegar a producir en la vida de un individuo.

Dentro de los problemas que vemos en la consulta más frecuentemente asociados a la hiperhidrosis palmar, axilar o facial son los trastornos en la vida laboral, social y afectiva, ya que nos encontramos pacientes con incapacidad para manipular papeles, lápices, herramientas, equipos electrónicos, alimentos, telas, pieles, etc. Con la repercusión que esto puede llegar a representar, como pérdida de trabajo, limitaciones profesionales, así como también problemas de relación personal, ya que son personas que no les gusta dar la mano, acariciar, etc. Todo ello puede llegar a ocasionar diversos trastornos psicológicos.

Dentro de los problemas orgánicos producidos por la sudoración excesiva, se puede llegar a observar infecciones por hongos en la piel y en las uñas.

¿A qué pacientes se les indica esta intervención?

Es el paciente que considere que el trastorno que padece le causa una limitación o trastorno de relación con el medio que lo rodea, limitando así su comportamiento normal y sus actividades cotidianas.

¿En qué consiste el tratamiento quirúrgico?

Bajo anestesia general o local, se realizan dos incisiones de entre 5 y 10mm en la región axilar, a través de las cuales se introduce una óptica para examinar el tórax, visualizar el nervio simpático y sus diferentes ramificaciones y a través de la segunda incisión se introduce el instrumento que diseca el nervio que vamos a bloquear para conseguir el efecto deseado (que no sude una región determinada).

Una vez disecado el nervio, se colocan clips de titanio que comprimen el nervio y anulan su función de manera inmediata. Este mismo procedimiento se realiza de igual manera del lado contralateral.

Los resultados son inmediatos. El paciente tras la cirugía permanece ingresado en el hospital unas cuantas horas, pudiendo retomar su actividad diaria en los casos que no se requiere de actividad física importante, incluso al día siguiente.

Posibles efectos secundarios de la cirugía

El más frecuente es la sudoración compensadora excesiva. Es lógico pensar que si la cantidad de sudor que el paciente produce seguirá siendo el mismo y uno de los canales por los que se elimina ha sido bloqueado con nuestra intervención, se pueda sudar más por otra región del cuerpo. Cuando esto sucede de una manera excesiva y molesta se llama sudoración compensadora severa (ocurre en el 10% aproximadamente de los operados). Si esto ocurre, la cirugía de colocación de clips en el nervio simpático tiene la virtud, de que mediante una nueva intervención se puede retirar el clip e hipotéticamente el paciente quedaría igual que antes de la primera intervención, haciendo de la cirugía de la Hiperhidrosis un procedimiento potencialmente reversible.

Algunos otros efectos secundarios o complicaciones propias de cualquier tipo de cirugía pueden ocurrir, como la infección de alguna de las heridas, sangrado intraoperatorio, neumotórax, incapacidad de poder identificar el nervio (por adherencias antiguas, obesidad excesiva, etc) y las complicaciones propias de la anestesia.

Rubor Facial

El Rubor Facial, no es una enfermedad, es un fenómeno fisiológico mediado por el sistema nervioso simpático, que ocurre de manera normal, por ejemplo cuando hace calor o se realiza ejercicio, generalmente se acompaña de sudoración facial y del resto del cuerpo.

En ocasiones este fenómenos se puede presentar de manera muy notable e incontrolable en situaciones que pueden resultar incomodas para el paciente, hasta el punto de generar problemas psicológicos o de interacción personal del paciente con otras personas, en el ámbito laboral o afectivo.

Al igual que el problema de la Hiperhidrosis, este trastorno se puede curar con un procedimiento quirúrgico, mínimamente invasivo, que consiste en la interrupción del nervio simpático justo en la rama que se dirige a la cara, mediante un clip de 4 mm en cada lado del tórax. El procedimiento se realiza en cirugía ambulatoria, presenta resultados excelentes inmediatos y los efectos secundarios de la cirugía son extremadamente raros, dentro de ellos el mas grave es el Síndrome de Horner, que se compone de caída del párpado, disminución del calibre de la pupila y resequedad del ojo. Es extremadamente raro y utilizando la técnica de “clipping” para la anulación del nervio que va a la cara casi nunca se presenta debido a que no hay daño del ganglio estrellado que si se daña es responsable de dicho síndrome.

Dentro de la experiencia escrita en artículos en prensa médica internacional, asi como trabajos expuestos en conferencias internacionales nuestro equipo cuenta con numerosas publicaciones.

Conclusiones

-Tanto la Hiperhidrosis como el Rubor facial, son problemas que tienen solución

-Se realiza en Cirugía ambulatoria

-Es un procedimiento muy seguro, rápido y sin complicaciones serias siempre y cuando lo realice un Cirujano de Tórax experto en este procedimiento.

Contacto

+51 1 55 2107 8324
430 E 29th St, New York, NY 10016, Estados Unidos